Famous, Travel & Tourism

Frida Khalo. Su arte como atractivo turístico

“Creían que era surrealista
Pero no lo era
Nunca pinté mis sueños
Pinté mi propia realidad”

A ella le dedico mi primera entrada, mujer revolucionaria, visionaria, rebelde, enamorada.

Frida Khalo, mexicana, símbolo de orgullo para sus paisanos, artista de fama mundial.

Nace en el año 1.907, un 6 de julio, en la Casa Azul de la Calle Londres en Coyoacán. A los seis años sufre de Poliomielitis, la primera de muchas enfermedades y accidentes que marcarían su vida.

Frida, bisexual y amante de muchos, fue el pintor Diego Rivera el que la llevó a la locura y con quien conoció el odio y el amor.

“Diego, el segundo tranvía que la arrolló”, protagonista de su arte.

143 pinturas, de las cuales 55 son autorretratos, ella, como pieza clave, su vida, sus desgracias, su turbulenta relación con Diego Rivera, su sufrimiento, todo, a todo color y sin censuras.

“Espero alegre la salida y espero no volver jamás” fueron sus últimas palabras escritas en su diario.

Feminista, fumadora y bebedora de tequila, personaje único al que muchos le han cantado, imitado, interpretado, fuente de inspiración no solo por su arte sino por su ser.

Un ser cautivador que no deja indiferente.

Escalofriante es su arte que muestra dolor y sufrimiento, nadie como ella ha sabido retratarlo, su pintura es su biografía y con ella viajamos a lugares insólitos y oscuros.

Generosa compartió su infierno haciendo a todos testigos de su intenso dolor físico y emocional, hoy, medio siglo más tarde, su obra es un referente y ella una inspiración.

Un camino tortuoso que lograba aliviar con la ayuda de un pincel. Su controvertido mundo psicológico, su dolor, origen de sus obras de arte.

Frida, mujer y hombre también, dejó en México un incalculable legado, su arte aún sigue vivo y su casa parada obligatoria de miles de turistas.

Icono de moda, imagen de la cultura de un país, artista, defensora de las tradiciones, son solo algunos de los atributos que se le reconocen en todo el mundo y México, destino turístico consolidado, lo ha sabido aprovechar.

La Casa Azul, hoy convertida en el Museo Frida Kahlo, es uno de los atractivos turísticos más importantes de Coyoacán, ciudad donde nació.

México es Frida Khalo, ella es México y es su arte el que ha logrado traspasar fronteras y con ella un país entero logrando atraer la visita de miles de turistas año tras año.

“Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda”.

Anterior Post Próximo Post

También podría interesarte

No hay comentarios

Deja una respuesta