>Publicado por Desdeaquiveomar en Jueves, 22 de septiembre de 2016
Art, Design, Travel & Tourism

«The Burning Man», el festival ardiente

Tan ardiente es este evento como el fuego que emanan los seres, algunos imaginarios, que habitan y cobran vida en el desierto de la ciudad de Black Rock en Nevada durante este festival que dura siete días.

El nombre responde al ritual que consiste en quemar una escultura gigante de madera con forma de hombre, del que salen espectaculares fuegos artificiales y colores en todas su posibles formas y versiones.

«The Burning Man» es solo una excusa para darle vida a esta ciudad que emerge solo el tiempo que dura el evento, tierra que los participantes, artistas venidos de todo el mundo, utilizan como espacio en el que mostrar sus insólitas y extravagantes creaciones.

Los organizadores del festival describen este acontecimiento como un experimento en comunidad, de autoexpresión y siempre respetando aspectos de sostenibilidad y medio ambiente.

Un espacio donde todos son bienvenidos, donde no está permitido ningún tipo de comercio, donde la creatividad es el principal recurso, y donde al octavo día, todo desaparece sin dejar rastro.

Autoexpresión radical, así denomina Larry Harvey, unos de sus fundadores, a uno de los principios establecidos, se espera que los participantes respeten las libertades propias y ajenas, y que se expresen libremente a través del arte y otras formas, un espacio donde la ropa opcional y el nudismo bienvenido.

Esta tierra de nadie y a la vez de todos que durante una semana se convierte en carreteras por las que transitan piezas luminosas, interactivas, psicodélicas a modo de «Art Cars», vehículos desde van desde carros de golf a autobuses disfrazados de dragones, barcos piratas o discotecas gigantes.

Surreal y también realidad para algunos. Un evento que no deja indiferente.

Anterior Post Próximo Post

También podría interesarte

No hay comentarios

Deja una respuesta